Cómo elegir el color de tu publicidad (Parte 2)

Otro color que es importante en ventas es el verde, el cual siempre remite a los valores ecológicos y la naturaleza. Este es versátil y agradable, combinando la calma del azul y la parte viva y alegre del amarillo, por eso suele funcionar casi siempre sin problemas.

El amarillo por su parte es un color arriesgado para anuncios visuales, pero a la vez llamativo y brillante, lo que hace que llame la atención de niños y niñas, al trasmitir felicidad y luz.

En cambio el naranja es energético, innovador y juvenil; pues ya no es tan vivo como el amarillo, pero mantiene su parte llamativa. Suele utilizarse para bebidas deportivas y vitaminas.

Por último, el morado es considerado misterioso, femenino en el limbo entre lo cálido y lo frío. Suele utilizarse para presentar fantasías al consumidor, sobre todo relacionadas con la superación personal y en el trabajo.