Los pasos para crear tipografías digitales

Seguro que, como buen diseñador, has creado camisetas personalizadas chulísimas. Has hecho logos increíbles y has conseguido la mejor campaña para ese cliente. Pero siempre te ha quedado la espinita de que, si hubieras tenido una tipografía más acorde, el trabajo lo hubieras bordado. 

Y ahora que tienes tiempo, has decidido crear tus propias tipografías. ¡Bien hecho! Pero, ¿cómo crear tipografías? Tranquilo, que te damos los pasos. 

1. Crea la tipografía en papel. Como la vas a inventar tú, primero de todo hay que hacerla en papel para después llevarla al ordenador. Así que aquí podrás dar rienda suelta a tu imaginación. Pero recuerda que debes hacer letras, números, letras con acento, etc. 

2. Hazte con un programa como el Adobe Illustrator (que dicen que se descarga gratis). Otros es el Photoshop o el Font Forge. ¿Para qué? Pues para digitalizar la imagen de tu tipografía y trabajar con ella. 

3. Una vez tengas tus letras en el programa, es hora de ponerte manos a la obra. Y lo que debes hacer es, con la pluma, repasar toda la tipografía. Para ello, haz clic en los estremos de cada letra y se irán formando las líneas. También has de tener cuidado con círculos o formas determinadas. 

4. Ahora ve a Calligraphr.com y tendrás una plantilla de tipografía gratis. La abres en Adobe Illustrator y vas colocando cada letra en la casilla que toca. 

5. Guardas en PDF y, en la web anterior, lo subes y le das a generar fuente, y luego a descargar fuente. ¡Y ya la tienes!

Cómo armar un portafolio de tu trabajo

Como diseñador creativo que eres, seguro que tienes montones de proyectos hechos, o por hacer (no decimos ya cobrados o no). Y todo es un caos. De tal forma que cuando un cliente se interesa por ti, puedes tener problemas para enseñarle ejemplos. Incluso que ocurra que nada más terminar la reunión o mandar el email, te acuerdes de ese diseño especial que te quedó genial. Y no es cuestión de mandar otro correo para que vea que eres despistado. 

¿Qué hacer a cambio? Tener preparado un portafolio. 

El portafolio es un documento que se utiliza para dar a conocer quién eres, qué has hecho y qué puedes hacer por el cliente. Dentro se incluyen los mejores diseños que hayas realizado, una media de entre 7 y 10, a poder ser diferentes entre sí, para demostrar que eres versátil y que no haces siempre lo mismo. 

Ahora bien, ¿cómo hacerlo? 

1. Busca los diseños que tienes y escoge los mejores. Es importante esto y que no te preocupe que sean 12, o 5. Tienes que escoger los que de verdad expresan lo que puedes hacer. 

2. Ordénalos por fechas, por complejidad, por mejora, etc. 

3. Ahora toca construir el portafolio. Primero, habla de ti y de lo que eres capaz. Y luego, pon los ejemplos, explicando un poco el proceso y las técnicas que se usaron. Finalmente, pon lo que puedes hacer por el cliente y tus tarifas. Así, cuando alguien se interese por tu trabajo, podrás mandarlo todo en un documento. ¡Y recuerda actualizarlo a menudo si tienes avances!

3 consejos para que tus clientes se queden siempre contigo

Hoy día, tener clientes es una suerte. Y si ya te mantienen durante varios años, la cosa es para darse con un canto en los dientes. Porque lo normal es que los clientes no duren más de 6 meses o un año antes de pasarse a otra persona. 

Por eso, si quieres fidelizarlos y que se queden contigo mucho tiempo, te vamos a dar 3 consejos para conseguirlo (al margen de que tus diseños sean buenos, que hagas buenos logos, o que seas de los mejores). 

1. Establece una relación

No hablamos de que te vayas a liar con el cliente. Pero sí necesitas empatizar con él y estar pendiente de lo que necesita. Si el cliente ve que pasas de él, se sentirá cada vez menos atendido, aunque sea su sensación, y eso provocará que acabe buscando la atención de otro. 

Entonces, busca preguntar, animarte a escribirle para ver cómo le va todo, implícate con su empresa y en los resultados que tu trabajo ha conseguido. 

2. Muestra agradecimiento… ¡y ayuda a promocionar!

Has hecho un trabajo increíble. Bien por ti. Es posible que el cliente esté muy contento. Pero tú también debes estarlo porque esa persona te diera la oportunidad. ¿Se lo has agradecido? Pues ahora toca promocionar, no solo tu trabajo, también el del cliente. 

3. No te quedes en los laureles

Esto es sencillo: ¡sigue innovando! Y para ello, tienes que estar al tanto de las últimas tendencias, lo que va a venir, etc. ¡Y adelantarte para ser de los primeros y el mejor!

Trucos de fotografía que mejorarán tus diseños

Hay ocasiones en las que los clientes quieren utilizar sus propias fotografías en tu diseño creativo, y tienes que jugar con algo que, quizá, no sea lo más adecuado. Al margen de hablar con el cliente y tratar de hacer tú mismo las fotos, para buscar la mejor iluminación y composición, también hay algunos trucos que pueden ayudarte a crear diseños y que obtengan un buen resultado. 

  1. Haz la foto con bajos y altos. Es decir, busca hacer una foto con contraste alto y otra con contraste bajo. De esa manera, vas a conseguir ver cuál es la mejor, e incluso puedes acabar combinándolas las dos y buscando las luces y sombras adecuadas. 
  2. Compón con el color. Los colores pueden ayudar a focalizar la atención en varias partes de la fotografía, y a hacer incluso que la persona que lo vea tenga diferentes sensaciones en la misma foto. Y lo mismo ocurriría con el diseño de camisetas, logos, etc.

El diseño final, no solo implica hacer una foto y usarla, sino que después hay que trabajar con ella para unificarla con el diseño que se busca, no solo en forma, sino también en colores junto con el texto que pueda llevarse.

Así se crearon las etiquetas adhesivas

Si eres un creativo de pura cepa, seguro que te gusta conocer un poco la historia de todo en lo que puedes trabajar, ya sea en el diseño de camisetas, en logos, y, en este caso, en las etiquetas adhesivas. 

Y es que, estas surgieron hace bastante tiempo. Concretamente en el 3000a.C. ¡Sí, tan lejos! Pero se tiene constancia de que, en esa época, había soportes adhesivos porque los comerciantes, para anunciar sus puestos y lo que tenían, usaban papiros que pegaban con cola animal. 

Claro que, si buscas algo más parecido a lo que tenemos ahora, entonces has de irte concretamente al 1930, año en que R.Stanton Avery inventó la conocida etiqueta adhesiva, una etiqueta que era sensible a la presión y que no había que humedecerla para que pegara. Y por supuesto, fue todo un boom. 

De hecho, no solo están las etiquetas adhesivas, sino también las pegatinas, que seguramente siguieron un patrón muy parecido, sino igual que las otras.

Así que ahora ya sabes algo más sobre ellas, y es un formato que también puedes presentar a tus clientes para conseguir dar a conocer tu arte en otro producto. Que nunca se sabe con cuál te puedes hacer famoso. 

Las claves para ofrecer a tu cliente un producto de calidad

En un momento como este, donde no solo tienes que competir con personas que tienen tus mismas capacidades, sino con otras muchas que, sin ellas, también se introducen en el mercado laboral, saber destacar y ofrecer al cliente algo de valor es un plus. 

Por eso, te vamos a dar algunos consejos para que puedas hacer un producto de calidad que haga decantarse al cliente por ti, y no por otra persona. Esto es como si hicieras el diseño de una camiseta. Gana el que «entre por los ojos». Pero, para conseguirlo, hay que pasar por un proceso interno. 

  1. Identifica lo que el cliente quiere

Puedes reunirte con el cliente, y este te hablará de lo que quiere. Pero tu tarea es saber qué es lo que no te cuenta verbalmente, sino que por su comportamiento quiere ver en tu proyecto. 

  1. Conoce bien tu producto

No hay nada mejor como saber cuáles son las virtudes y los defectos de tu producto y, de ambos, sacar cosas buenas. 

  1. Busca siempre mejorar

No puedes hacer un buen producto y desentenderte cuando has hecho la venta. Un buen servicio tras esa venta puede hacer que vuelvan a repetir contigo, porque muestras que te preocupas porque el producto satisfaga al cliente. 

¿Cómo mejorarías tu producto? 

Anúnciate en portafolios online

Si estás pensando en darte a conocer como creativo, Internet puede ser una buena forma de hacerlo, además de alcanzar, no solo clientes de tu ciudad, sino de otros muchos lugares, incluso de países diferentes. 

Pero, para conseguirlo, no basta con poner una web donde colgar todos los trabajos. Una forma más de llegar a los clientes es creando un portafolio online con el que dar a conocer tu talento. 

Actualmente hay muchas webs en Internet, pero las que te pueden interesar son: 

  1. Behance. Es la plataforma de portfolio más conocida a nivel online y es gratuita. Además, muchos creativos la están usando para darse a conocer. 
  2. Domestika. No solo puedes colgar tu portfolio, también puedes establecer relaciones y conseguir ofertas de trabajo. Así que es como una comunidad relacionada con los creativos (diseñadores, escritores y demás. 
  3. Dribbble. Enfocado a la ilustración, diseño, etc., tienes esta plataforma que puede ayudarte a darte a conocer, no solo en España, sino también fuera del país.

Otra opción podría ser Positivos, que es una web de diseño de camisetas, gorras, tazas, etc. Si tus diseños triunfan, además recibirás un dinerito. Y encima te viene bien para el currículo porque verán que estás en una empresa de personalización de camisetas.

Hay más plataformas que pueden interesarte, pero muchas de ellas son de pago. Además, hay que conocer las bases porque algunas veces se prohíbe tener las mismas fotos en varias plataformas, así que para evitar que te lo borren después de un gran trabajo, revisa antes. 

Tus fotografías y diseños pueden darte pasta gansa

Cuando eres creativo y haces unas fotos estupendas o unos diseños increíbles, todo el mundo te aplaude. Pero hoy en día, si no estás en Internet, no llegas a todos los que puedes llegar. Es más: no vas a ganar tanto como si te anunciaras a través de Internet. 

Por eso, hoy queremos darte algunos consejos sobre esas fotografías y/o diseños de camisetas, gorras o logos que haces y que querrías que llegaran a más personas. Porque con ellos puedes ganar dinero, aunque no te lo creas. 

El objetivo es poder sacar un beneficio económico a tus fotos y diseños, y eso hoy día es muy sencillo de hacer. Lo único que tienes que conseguir es introducirte en los portales de fotos, ya sean gratuitos o de pago. 

Un ejemplo podría ser Shutterstock. Es un banco de imágenes, uno de los más utilizados por muchas editoriales. Y si les gusta tu foto y la compran tú recibes a cambio algo de dinero. ¿No crees que podría ser interesante? 

Como este banco de imágenes hay muchos otros que pueden permitirte poner tus fotografías y lucrarte con ellas. Lo único que necesitas es cumplir con las bases que establecen. Y una vez estén hechos, puedes promocionarlo y, al mismo tiempo, esperar a que las ventas lleguen. 

Cuando eres creativo y te toca diseñar

Cuando eres creativo y te toca diseñar, sabes que necesitas tener recursos suficientes para satisfacer a cualquier cliente, empezando por ti mismo. Y en este sentido, las fuentes son algo importantísimo en el trabajo. 

Ya sea que te toque el diseño de camisetas, la pegatina de promoción, o un cartel para anunciar un nuevo producto, hoy día las letras tienen mucha fuerza, y a veces necesitan una tipografía adecuada. 

Por eso, hoy te dejamos algunas webs donde conseguirlas gratis (por si la economía no está muy en consonancia contigo). 

  1. Dafont

Es una web que tiene un amplio catálogo de fuentes y que puedes filtrar aquellas que llevan acentos (importante en España) y que sean gratuitas (a veces no todas lo son). 

  1. MyFonts

Encontrarás fuentes gratuitas y de pago y que no te eche para atrás el diseño de la web. Hay que reconocer que no han sabido sacarle partido (y como creativo seguro que se te ocurren muchas ideas), pero el contenido que tiene es de los mejores. 

  1. Font Squirrel

Es una de las más famosas que hay, pero lo cierto es que mucho no se utiliza. Aún así, lo bueno que tiene es que todas las fuentes son para uso comercial y completamente gratis, con lo que ahorras tiempo. Además, las fuentes puedes ser normalitas o de las que sacarte de un apuro con un cliente o proyecto complicado. 

Consejos para que ese cliente no se vuelva una pesadilla

Imagina que te contacta un cliente. Este quiere ofrecerte un trabajo y tú tienes ganas porque, conforme hablabas, se te iban ocurriendo diseños de camisetas, pegatinas, anuncios, banners, etc. Te encanta el trabajo así que preparas un buen presupuesto. 

Lo baja. Pero no te importa. Y empiezas a trabajar con él. 

A los dos días, te arrepientes de haberte comprometido. ¡Es un cliente difícil! ¿Te ha pasado? 

Seguro que sí, y además es posible que varias veces. Así que vamos a darte las claves para que huyas de esos clientes antes de que se conviertan en una pesadilla personal:

  1. Es un cliente que le interesaste en el primer momento, pero luego te pone pegas a todo. 
  2. No deja de llamarte, de ponerte mensajes, de preguntarte cosas. Y luego no te ha encargado nada, ni tampoco ha aceptado tu propuesta. 
  3. Tu opinión no cuenta, para él lo que hace, o quiere hacer, es lo bueno, aunque esté equivocado. 
  4. Te pide bajar siempre el precio diciendo que va a ser de largo plazo, que va a darte mucho trabajo, ¡y luego te dejará a la primera de cambio!
  5. Nunca cumple con su parte, ya sea para pagar, para enviarte información, etc. 

Así que, si ves que es así, no hagas negocios con ellos. Y si ya estás con uno… 

  1. Acepta lo que te dice el cliente y lo que te pide, según sus deseos. Al menos así acabarás con el cliente. 
  2. Intenta veladamente explicarle que no es el camino, y marcarle unos horarios para «molestar». En caso de que siga en sus trece, y no veas que funcione la relación, mejor decirle que no.